25.4.11

Divide y vencerás

Seguramente todos hemos soñado alguna vez con una casa de grandes espacios diáfanos para hacer con ellos lo que nos plazca. De ahí a que las plantas industriales y los lofts hayan tenido siempre tanto reclamo entre los más visionarios. La idea es muy bonita sí, hasta que te encuentras con el problema de que la ausencia de puertas es muchas veces un inconveniente. A veces se hace complicado saber como aislar zonas sin perder el concepto estético y la amplitud de tan codiciado espacio. Hoy os propongo algunas soluciones.

Lo más probable es que muchos de vosotros hayáis pensado como primera opción el mítico biombo. Elemento decorativo y enormemente funcional que fue inventado por los Japoneses en el Siglo VIII como una manera de cortar las corrientes de aire entre habitaciones, su nombre en japonés así lo indica : Byōbu – Byō “protección”+ bu“viento". Ha sido siempre un elemento clave en muchísimas épocas y estilos, hoy en día se considera uno de los iconos vintage más solicitados. Pero no todos lo biombos son aconsejables, y en este caso en el que queremos separar sin comernos espacio tenemos que tener su composición muy en cuenta. Mi consejo es un biombo con acabado en espejo. Ayuda a dar amplitud multiplicando el espacio visualmente por 2 y dota la estancia de muchísima luz. Este por ejemplo en acabado envejecido me encanta.




Otra opción que da buenos resultados son las estanterías a modo de mural, ya sea a altura 3/4, media altura o hasta arriba. Ideales para aquellos que como yo ya no sabemos donde poner los libros. A parte de servir como almacenamiento son un elemento separador perfecto. Eso sí, colores claros y estructuras limpias, nada de colores oscuros o molduras. Con eso solo conseguiremos empequeñecer el espacio y crear esa sensación de armatoste. Así que por favor, ni ébanos, ni wengué, ni ningún tipo material oscuro. Recordad que "Menos es más".



En el caso de tener la suerte de poseer un dormitorio con posibilidades de crear un vestidor, un muro a media altura a modo de cabecero como el de este render sería una buenísima solución.


Otro problema con el que nos solemos encontrar son las cocinas y sus respectívos olores. Los espacios diáfanos lamentablemente tienen esta desventaja. Una buena solución es colocar un muro no menor de 3/4 para que ejerza de bloqueo de olores.


Pero no todo los diáfano tiene por qué ser grande. Los estudios son otro tipo de vivienda muy habitual desde hace ya unos años. Espacios baratos con posibilidades múltiples, perfectos para dar ese aire bohemio pero bastante pequeños. Su distribucíón muchas veces se hace complicada y tediosa por lo que ideas como las de la siguiente foto muchas veces son la mejor opción.


Las celosías son otra muy buena idea, te dejan jugar con la creatividad y sus estructuras suelen ser livianas y muy sutiles y no crean demasiado impacto visual.




Por último os propongo el líder de las divisiones contemporáneas. El vidrio. Raro es no ver estructuras de este material en el diseño actual de espacios. Un material enormemente aislante, estético y lo mejor para estos casos: transparente. Eso sí, la segunda propuesta no es apta para tímidos.