12.4.11

Sombra aquí sombra allá...

Inauguramos nuestro apartado de blog con un post dedicado a ese rincón que parece que muchas han olvidado integrar en sus dormitorios: El tocador o como los ingleses acertadamente llaman "Bedroom Vanities". Un femenino espacio que debido a las prisas de nuestra precipitada rutina y a la falta de espacio ha ido pasando a ser un rincón improvisado en el baño o en la mesa de la cocina.

Un tocador no solo es un sitio donde sentarte para maquillarte o arreglarte el pelo sino que es un rincón con encanto, una inequívoca marca de feminidad que muchas veces es el punto clave para que la estética de un dormitorio funcione.

A diferencia de lo que muchos creen no necesita ser un ostentoso mueble que nos ocupe todo el espacio, tampoco es necesario que su estética caiga en la cursilería ni en lo típico. Hoy en día existen múltiples opciones en el mercado para que todas podamos disfrutar de este rinconcito de la vanidad.

Aquí van algunas de mis propuestas:







Los materiales idóneos para el diseño de estos rincones suelen ser los acabados en espejo, y los translúcidos como el vidrio o el metacrilato, dando amplitud y mucha luz a este espacio.



En cuanto a paletas de color suelen predominar los tonos claros y luminosos. Colores como los celestes matados, rosas empolvados, blancos sucios, platas y tonos maquillaje son los más usados para su diseño.





¿Mis favoritos? Me quedo con los que llevan espejos ornamentados con óxidaciones y fotografías, le dan un aire muy bucólico y elegante. Y no olvidemos las flores, un buen ramo de peonías o fresias es atemporal.