2.10.13

Orange is the new black

No sabemos por qué, el naranja siempre ha sido un color que a la gente no le termina de encajar. Un color que a pesar de lo que los clientes creen, es capaz de potenciar lo mejor de un espacio. Es uno de los colores cálidos por excelencia y que mayor luz aportan sin llegar a resultar estridente.

Otra de sus grandes virtudes es que casa perfectamente con otros colores, sobre todo con su complementario: el azul turquesa.
Así que para que desetiquetéis al pobre color naranja de la categoría de los colores marginados, os pongo una seria de ejemplos fantásticos de como mezclarlo con turquesas. Con suerte, os haré que le deis una segunda oportunidad. Si no es solo, al menos que sea acompañado.